Tolima se agrandó en el Atanasio

0
45

El chico que devoró al grande… y fue en la propia casa del encopetado Atlético Nacional, a quien muchos daban como fijo campeón del primer torneo rentado del año, por su trayectoria, por sus pergaminos y por tener acostumbrados a sus seguidores a ser casi intocables en casa.
Pero el Tolima de Gamero que traía desventaja, se creció en el Atanasio y sin ceder a la presión, le dio giro radical a la pizarra para nivelar las cifras y presionar una decisión por disparos desde los once pasos. Entonces se llenó de gloria y razones para cobrar el título y salir por la puerta grande de un Atanasio Girardot que en cinco minutos se desocupó para dejarle espacio a la celebración tolimense
La fiesta estaba armada para Atlético Nacional, pero al minuto 93 apareció Danovis Banguero con un cabezazo que se le escapó a Fernando Monetti y que forzó la definición por penales. Y allí, los pijaos vencieron 4-2 y lograron lo impensado, la segunda estrella de su historia. Con un plantel sin tantos apellidos de renombre, una chequera menos abultada y sin mucha historia sobre sus hombros.
Desde el punto blanco fallaron Reinaldo Lenis y Vladimir Hernández. Los del Tolima (Sebastián Villa, Ómar Albornoz, Danovis Banguero y Marco Pérez) cobraron con categoría para un marcador final de 4-2. Nunca bajar los brazos, el premio que ahora vale una copa. La tercera de su historia (Liga Águila 2003 y 2018 y Copa Colombia 2014).
Gamero es el primer técnico de la historia en clasificar 14 veces a las fases finales de la liga colombiana. ¿Con cuáles equipos lo hizo? Chicó (7), Tolima (6) e Itagüi (1). Potenciar los planteles modestos, su mayor virtud. Uno de los mejores técnicos colombianos de la actualidad.

No hay comentarios

Dejar respuesta