FINAL SUPÉRATE EN EL VALLE

0
154
    Palmira será la sede central de la Final Nacional en octubre, además de, Cali, Buga y Jamundi.   Valle fue el vencedor en los pasados juegos cuando superó a Bogotá y Antioquia, que quedaron en segundo y tercer lugar.   Supérate acoge este año a 3.781.704 niños, niñas y adolescentes entre los 7 y 17 años, convirtiéndose en el programa deportivo más grande del país. De ese número de inscritos, 8.950 llegarán al Valle del Cauca tras avanzar en las diversas fases.   En la final se competirá en 33 disciplinas, de las cuales 19 se realizarán en Palmira, en Cali se harán 12, en Jamundí se desarrollará judo como homenaje a Yuri Alvear y en Buga, patinaje. El próximo año, la final será en Barranquilla; porque en junio allá se realizarán los Juegos Centroamericanos y del Caribe, aprovechando la infraestructura con la que quedará la Arenosa después de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.   Del programa Supérate han surgido figuras como Jeisson López, el pesista chocoano que compite por el Valle y que este fin de semana se colgó tres medallas doradas en el Mundial Sub 20 de Tokio, Japón.   López, que fue campeón Supérate en 2015 y 2016 y es ejemplo de ese semillero de talentos deportivos en el que se ha convertido el programa.   El baloncesto es otro ejemplo de avance deportivo, pues en junio de 2018 el equipo devutará en el Mundial Juvenil en Rusia.,   Stephanny Orozco es una de las integrantes del equipo que en su corta pero intensa carrera deportiva, ha competido en diferentes escenarios, los más recientes en Buenos Aires (Argentina) -donde su equipo ganó el cupo a Rusia-  y el Suramericano sub 15 realizado en Ibarra (Ecuador) el año pasado. Con sus 1,63 metros de estatura, Stephanny quisiera convertir esta afición en la profesión a la que se quiere dedicar durante el resto de su vida: “Mi mayor sueño es llegar a las ligas mayores, sin duda me encantaría”. La vallecaucana de 16 años de edad, que viste el número 12 en su camiseta, se prepara todos los días para enfrentar partidos los fines de semana: “Lunes, miércoles y viernes entreno dos horas;  los martes y jueves hago hora y media de acondicionamiento físico”. Acompaña su rutina con una alimentación balanceada, pero una vez a la semana le permiten disfrutar de su antojo favorito: las salchipapas.   A ella el deporte no solo le ha abierto puertas, sino que además le ha proporcionado las más grandes emociones y algunos de sus amigos más entrañables: “No imaginé que un hobby se convirtiera en mi mayor pasión, por eso les digo a todos los niños y niñas del país que nunca se rindan, que persigan sus sueños porque ellos son la mejor guía para llevarlos a donde merecen estar”   Es la primera vez en la historia que un equipo nacional tendrá tan elevado honor. Elegí el baloncesto porque siempre me he caracterizado por ayudar a los demás y hacer cosas en grupo, me gusta lograr objetivos con las personas que quiero, amo el trabajo en equipo, cuenta la deportista.  

No hay comentarios

Dejar respuesta